lunes, 20 de mayo de 2013

Charla 1. Colegio Casablanca.

El colegio Casablanca se encuentra situado en un barrio marginal de la localidad de Elche. A causa de su ubicación el alumnado que recibe suele ser de etnia gitana, y de procedencia musulmana y rumana. Este tipo de alumnado tiene necesidades educativas especiales ya que algunos no han acudido nunca a la escuela hasta los 8 años de edad. Otros niños asisten muy poco a clase, sólo un 20% de días de asistencia. Al faltar tanto, la escuela se ve obligada a adaptarse a ello y por eso se proporciona a los niños una enseñanza individualizada y se ayudan entre compañeros. Este tipo de alumnado suele vivir en la pobreza, por lo que es frecuente que lleguen sin desayunar al colegio o que les falte el almuerzo por carencia de alimentos en casa. Ante estas situaciones el colegio Casablanca no actúa indiferentemente sino que realiza proyectos para apoyar a los pequeños y a sus familias. Algunos de estor proyectos son: Abrir el colegio a las 7 de la mañana para darles a los niños la atención que no pueden darle sus padres, dándoles el desayuno y realizando algunas actividades antes de entrar a clase. Dar un bocadillo a los alumnos que no lleven almuerzo, e incluso llegar a proporcionar tetrabriks de leche para llevar a casa si descubren que una familia no tiene debido a su situación económica. También ofrecen otros apoyos como: Dar clase de rumano a niños rumanos para que no pierdan su idioma ya que su intención es volver un día a su país. Dar clases de castellano a madres extranjeras, además, durante la clase unos monitores se quedan con los hijos que no estén en edad de escolarización en el patio para facilitar la asistencia. El Centro Casablanca muestra claramente que es una escuela estructurada a partir de las necesidades de los alumnos y que lucha por su éxito y bienestar. Es un gran ejemplo de dedicación, vocación, comprensión y solidaridad. En mi opinión estan realizando una labor valiente, ya que trabajan con personas con las que en muchas ocasiones es difícil tratar, pero también muy hermosa y gratificante puesto que con sus acciones cambian el destino de muchos niños a los que gracias a su formación se les abrirán muchas más puertas en el futuro. Añado, por último, que para mí sería un gran reto trabajar en este tipo de centros ya que me imponen las situaciones que se viven allí. Pero si algún día, por cualquier motivo tengo que dar clases en uno de ellos lo haré lo mejor que sepa y procuraré llevarme lo mejor de cada experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada